Creando personajes

Hoy traigo un tema que ha sido sugerencia de un seguidor de esta web muy especial. Se trata del quebradero de cabeza que supone la creación de los personajes.

Imagino que cada escritor se encontrará con un problema distinto a la hora de crear su obra, pero sé que para muchos, yo incluida, es el diseño de los personajes.

En el momento de creación de un personaje lo que se busca es que este esté dotado de una personalidad concreta que, además, debe resultar lo suficientemente veraz para hacer que el personaje sea lo más creíble posible.

Hay, en mi opinión tres grandes problemas que surgen en este proceso:

-El personaje eres tú: cuando inventas a una persona, lo más sencillo es hacerla con una personalidad semejante a la tuya. Es indudablemente más fácil saber cómo responderá tu personaje a una situación si tú mismo te metes en su piel. ¿Es esto algo malo? No necesariamente, aunque puede ser problemático si suscita incomodidad que gente conocida lea tu obra y se dé cuenta de ello. Si bien, es cierto que con esta técnica podrás crear un personaje con una identidad muy fuerte, ya que está basada en una persona de carne y hueso. Lo mismo ocurre si tu personaje está inspirado en cualquier persona que exista realmente.

Creo que al empezar a escribir novelas es casi inevitable que sus personajes se parezcan a ti o a gente de tu entorno. A medida que alcanzas madurez literaria y que adquieres experiencias en tu vida cotidiana, te es más sencillo distanciarte de ti mismo y crear personajes más originales y únicos.

Esto se da sobre todo con los personajes principales, ya que son ellos los que deben crecer y evolucionar con tu historia, lo cual requiere identidad y personalidad. Los personajes secundarios, en cambio, suelen ser más planos y no necesitan una personalidad tan definida.

-Tu personaje siempre es igual: en este caso no me refiero a igualdad dentro de la novela sino a igualdad entre novelas. Esto quiere decir que a veces se tiene tendencia a crear un personaje de una determinada forma y emplearlo después en otras novelas con poca o ninguna variación. Un ejemplo de esto es Laura Gallego quien ha afirmado varias veces que en ocasiones recupera personajes de unos libros para introducirlos en otros. En otras ocasiones, esto no se hace de forma voluntaria, es decir, no se es consciente de que un determinado personaje se diseña siempre de la misma forma.

Aquí también incluyo a aquellos personajes que se crean por “tendencia”, es decir, modelos o prototipos de personas que se inspiran en personajes de libros de éxito.

En mi opinión, el recurrir a esto hace que las obras pierdan riqueza y que el lector sienta que está leyendo siempre lo mismo. No obstante, es decisión del propio autor recurrir a esto.

-Tu personaje es bipolar: aquí quiero referirme a una de las cosas más delicadas que hay cuando diseñas a tu personaje y es que sea y se comporte de forma consecuente con la personalidad que tú has definido para él. Esto quiere decir que si, por ejemplo, has establecido que el personaje es tímido y tranquilo, no puede ser el primero en meterse en peleas o en ponerse a flirtear. Esto suele ocurrir mucho cuando se trabaja con un personaje que tiene una personalidad completamente opuesta a la tuya. En ese caso hay una tendencia remanente a reconducirlo por vías más conocidas para ti.

Al contrario que en los casos anteriores, esto sí es un error grave en la creación de una obra, ya que hace que pierda credibilidad y se vea más infantil. Considero que la mejor forma de afrontar este problema es analizando tranquilamente las reacciones y el comportamiento que va a tener el personaje en cada momento del libro. Otra sugerencia es no dejar estancada una novela durante mucho tiempo ya que, al retomarla, es posible que nos cueste más volver a introducirnos en ese personaje y recordar cómo deseábamos que actuase.

En conclusión puedo afirmar que la creación de los personajes no es tarea sencilla, aunque resulta muy gratificante el construir uno con una identidad bien definida y una personalidad realista.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *