Presentación en Madrid

El día 9 de mayo del 2013 a las ocho de la tarde se presentó La leyenda de Covadonga en el Centro Asturiano de Madrid. Esta es la crónica de la presentación:

Me levanté aquella mañana bastante nerviosa, pero sabía que debía controlarme si no quería pasar la mañana en la farmacia subiéndome por las paredes. Esperé pacientemente hasta que dio la hora de salida y fui directa a mi casa para hacer las cosas necesarias antes de ir a la peluquería.

Mi plan era comer algo, sacar a mis perros, darme una ducha e irme a arreglar el pelo y a la vuelta, planchar la ropa y maquillarme un poco.

Mientras luchaba contra los nervios y trataba de comer alguna cosa, vi como la luz de mi casa desaparecía. Pensando que sería un problema aislado, salí al descansillo y probé a accionar el interruptor. Mi sorpresa fue mayúscula al ver que tampoco funcionaba.

Tratando de mostrarme optimista, decidí ducharme a oscuras y sacar a los perros, lo cual fue de por sí una odisea dado que me tocó subir nueve pisos andando ya que el ascensor no funciona sin luz. Después corrí hacia la peluquería a la que llegué a las cuatro y cuarto. Quería hacerme mechas y cortarme el pelo y supuse que no llevaría más de dos horas.

Qué equivocada estaba.

A las siete y cuarto y yo aún sin peinar creía que me iba a dar un ataque. Mi móvil no dejaba de sonar y yo solo deseaba terminar cuanto antes. Llegué a mi casa a las ocho menos veinte, me cambié a la velocidad del rayo y sin maquillar corrí hacia el coche.

Lo mejor estaba aún por llegar dado que ese día había una manifestación que había interrumpido el tráfico en medio Madrid y a las ocho y diez aún no había llegado. A punto de echarme a llorar decidí bajarme del coche y recorrer lo que me quedaba hasta el Centro Asturiano corriendo por la calle.

A las ocho y veinte, histérica y angustiada, entré en la sala donde iba a presentar donde fui recibida por un caluroso aplauso de los asistentes, lo que ayudó mucho a reconfortarme. Subí a la mesa del escenario con las piernas temblando y una sensación de irrealidad.

Después me presentó el presidente adjunto del centro y mi propio presentador. Yo procuraba escucharlo todo. Tenía la garganta seca y mis ojos volaban hacia los asistentes, impresionada de que tantas personas hubiesen asistido. A pesar de que duró tres cuartos de hora, la presentación se me hizo muy corta. Estaba muy nerviosa y no dejaba de preguntarme si estaría diciendo muchas tonterías cada vez que me preguntaban.

Terminado aquello procedí a la firma de ejemplares mientras los asistentes comían y bebían algo. Saludé y abracé a todo el mundo. Me sentía en el séptimo cielo. Lo que tanto había soñado se había cumplido.

Estas son las fotografías de aquel día tan especial:

Presentacion 1 Con mis amigos
Presentación 2 En la mesa con el presidente del Centro y mi presentador

Presentación 3

Presentación 5

Presentación4

Firmando ejemplares Hablando sin saber si estaría diciendo tonterías Con mi abuela Con mi tía Con mi primo Con Yoli Con mi madre Con mis abuelos Con mi hermana y Dani

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *